El amor en los diversos climas: una metafísica infinita.

“Mozart no tendrá jamas en Italia el éxito del que goza en Alemania o en Inglaterra. La cosa es mu sencilla…su música no esta hecha para este clima. Esta destinada especialmente a conmover, presentando al alma imágenes melancólicas y que hacen pensar en las cuitas de la mejor y mas tierna de las pasiones. Ahora bien el amor no es igual en Bolonia que en Königsberg, es mucho mas vivo en Italia, mas impaciente, mas exaltado, se nutre mucho menos de la imaginación, no se apodera poco a poco y para siempre de todas las facultades del alma, la toma al asalto y la invade enteramente en un instante, es una furia y la furia no puede ser melancólica, la furia es el exceso de todas las fuerzas mientras que la melancolía es la ausencia de las mismas. El amor italiano no ha sido pintado aún, que yo sepa en ninguna novela, y a eso se debe que esta nación carezca de novelas pero tiene a Cimarosa, el cual en el lenguaje del país ha pintado el amor de manera suprema y en todos sus matices(…)

Ah, tu sai ch’io vivo in pene se non son vicina a te!

(…) Pongo punto a estas ideas sobre la diferencia del amor en los diversos climas…cosa que nos llevaría a una metafisíca infinita.”  Alberto González Lapuente para Radio Clásica.
​​
Pero he aquí una prueba de que Mozart, como el amor, es infinito…y  capaz de adaptarse a todos los climas atmosféricos y vocales.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s