Códigos Contradictorios de acceso al tren

El hecho de escribir en el móvil, ir escuchando música por el móvil,  llevar el billete en el móvil es en si mismo contradictorio….

image

ya que se supone que estoy reflexionando sobre que el vagón entero va pendiente del móvil y que hace 20 años cuando casi todos los domingos hacía este trayecto a Sevilla (es curioso, cómo suele gustar rememorar ciertas cosas con la cuña “han pasado 20 años” ¿verdad?)  la algarabía que solía haber en el tren era más externa, ahora no es que no haya algarabía pero es todo más intrínseco, las alegrías se manifiestan en sonrisas a las pantallas y las conversaciones se tienen mediante aplicaciones que ponen y quitan el doble check para entreninimiento y debates sesudos de tomo y lomo. Son cambios de chaqueta, de modelo, de patrón… aunque la esencia del traje perviva, y no dejan de ser jóvenes y no tan jóvenes, que van a Sevilla e estudiar y pasan su trayecto en el tren (reducido a una hora escasa) como mejor les viene en gana…o no.

Recuerdo que viajabamos estudiantes mezclados con los quintos en aquellos trenes largos y lentos que olian a rechichivado y tenián asientos de sky rojo en vagones antiguos,  después de la expo se fueron poco a poco “modernizando” para convertirse en trenes Regionales (ahora son Media Distancia, que son más asépticos geográficamente hablando) y pongo entre parentesis modernizando, porque tanta es la modernez actual que sino tienes billete con asiento asignado no puedes viajar en el tren (lo sé por experiencia propia)…medidas de seguridad, es la razón, asi es España, pasamos de ir hacinados en trenes mugrientos a no poder ir en el tren sino es sentado y prereservado,  y todo este cambio en apenas 20 años.

No recuerdo que llevaramos tanto maleterio para la semana, o si, ni recuerdo que viniera toda la familia a la estación, o si. Si recuerdo que  siempre había un revisor (ahora se llamarán de otra manera) con aliento a borrachuzo, si o si y ese sigue existiendo, creo que ha sido ese olor lo que me ha hecho rememorar esos viajes y tener ganas de escribir esta entrada.

Y también recuerdo, y eso si ha cambiado, que a mi me despedía él que por entonces era mi novio…con mucho abrazo y carantoña amorosa. Y recuerdo que nunca tuve la sensacion de que llegaba a casa, sino que venia para volver a irme pronto, y eso también ha cambiado.

Recuerdo que siempre era triste y alegre viajar en domingo….y por tanto contradictorio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s