VIVEN. 13 de octubre de 1972.

42 años han pasado del accidente del vuelo 571, ni habia nacido cuando ocurrió,  en el instituto un libro, llamado “VIVEN”, que me prestó una amiga de las clases partículares de física llegó a mi; me parece que lo lei a escondidas.  Aquella era una historia impresionante de no tener muy claro qué; quiero decir, los hechos históricos son conocidos -y sino más abajo están relatados-, pero si me hubieran preguntado de que iba, hubiera dicho que era una historia de asombro y miedo, me recuerdo con cara de estupor leyendo aquello. Y hoy 42 años despues en tiempos de antropofagía viral, virtual y social, lo veo lo mas honroso que aquellas personas pudieron hacer por si mismas.

Somos asi, capaz de agarrarnos a lo que sea para sobrevivir, es nuestra naturaleza, luego está el hecho de que el  género humano pueda simbolizar,  lo que ayuda a hacerlo todo más dificil, no tendría porque ser así, pero lo es.

“SOBREVIVIENTES DE LOS ANDES 1972 – El viernes 13 de Octubre de 1972 un avión uruguayo, que llevaba 45 pasajeros a Chile, de los cuales muchos eran estudiantes y jugadores de un equipo de rugby, se estrelló en la Cordillera de los Andes. Doce murieron a causa de la caída, los sobrevivientes a esta tuvieron que soportar entre otras cosas a la temible Cordillera, treinta grados bajo cero durante las noches y al hambre.  Trataron de resistir con las escasas reservas alimenticias que poseían, esperando ser rescatados, pero su esperanza cayó al enterarse por una radio, que se había abandonado la búsqueda. Finalmente hartos de las bajísimas temperaturas, los amenazadores aludes, angustiados por la continua muerte de sus compañeros y la lenta espera del rescate, dos muchachos Fernando Parrado y Roberto Canessa deciden cruzar las inmensas montañas para así llegar a Chile. De esta manera es como el 22 de diciembre de 1972, después de haber estado durante 72 días aislados.Tras ser rescatados la totalidad por helicópteros son trasladados a Santiago para ser atendidos por médicos. Los rostros de los sobrevivientes muestran las penurias padecidas y un color amarillo-rosado extraño, con la piel pegada a los huesos. A pesar de las dudas iniciales, los sobrevivientes pronto reconocen y justifican que han debido recurrir al canibalismo para poder sobrevivir.
Los supervivientes se vieron obligados a dar una conferencia de prensa para hablar del asunto. Agradecieron profundamente la comprensión de familiares de los fallecidos, quienes los apoyaron en todo momento: “Ellos (los familiares) dijeron que menos mal que había 45 para que podamos tener 16 hijos de vuelta. Nos quieren como hijos. Supongo que en su yo más íntimo cuando nos ven piensan por qué sobrevivimos nosotros y no sus hijos. Es un sentimiento humano lógico”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s